"Gobierno de la Revolución Productiva"
Jr, Municipalidad Nº 114
Plaza de Armas - Cabanillas - Deustua
Telefono  051-630031

COMBATE DE CABANILLAS

COMBATE DE CABANILLAS

Escrito por MuniCabanillas
Visto: 79

COMBATE DE CABANILLAS

El Distrito Peruano de Cabanillas es uno de los 4 que constituyen la Provincia de San Román, ubicada en el Departamento de Puno, bajo la administración del Gobierno Regional de Puno en la República del Perú. Forma parte de la Diócesis de Puno.

Entre 1894 y 1895, en el País, las tendencias Políticas se dividieron en dos sectores: el Oficializo, al mando de Andrés Avelino Cáceres y los coalicionistas o fuerzas rebeldes, encabezados por Nicolás de Piérola. En el departamento de Puno estas pugnas se manifestaron de manera violenta. El 16 de octubre de 1894, de 4 a 7 de la mañana, sucedió el primer combate que terminó en las calles de la ciudad de Puno. Las tropas oficialistas al mando del coronel Galdós, luego de derrotar a las huestes rebeldes dirigidas por el Dr. Belisario Barriga, tomaron la ciudad lacustre. Saldo del combate: más de 60 muertos, numerosos heridos y medio centenar de presos. Las fuerzas oficialistas una vez que lograron retomar el control de Puno y Juliaca, instalaron en esta última ciudad su Cuartel General. El militar Reyes hacía de jefe de la plaza de Juliaca. El 5 de marzo de 1895 aconteció la contienda de mayor significación entre caceristas y Pierolistas. Ocurrió el Combate de Cabanillas, entre las fuerzas oficialistas de Pedro Más y las tropas coalicionistas del Coronel Ramón Chaparro, enviadas de Arequipa por el coronel Yessup. Los caceristas superaban los 800 hombres, en tanto, sus contendientes formaban un contingente menor. Los caceristas en Cabanillas tomaron posiciones en Corasía, las laderas del sector Este del Kenakuturi y las primeras y rústicas viviendas de la naciente población, apuntando sus armas hacia el Oeste, en espera del tren que tuvo que detenerse por la vía obstruida. Los pierolistas desembarcaron en Kork’echupa, y avanzaron contra el enemigo parapetado. El combate empezó a las 10.30 de la mañana. Los pobladores nativos, que hasta ese momento contemplaban casi distraídos los desplazamientos militares, se asustaron por los disparos, gritos, heridos y muertos. Los caceristas resistieron varios asaltos de los desordenados Pierolistas que lograron tomar el pueblo y capturaron algunas trincheras del cerro e inclusive de Corasía. La batalla se generalizó, hasta que fue menguando el ataque y cambiando de sentido. Salieron de sus refugios los caceristas y pasaron al contraataque. A eso de la una de la tarde la batalla estaba decidida. Los pierolistas huían en diferentes sentidos y los caceristas les disparaban. Algunas personas calcularon entre 200 y 250 los muertos de ambos bandos. La población civil socorrió a los pocos sobrevivientes y enterró a los muertos; tiempo después juntaron los restos de los pierolistas y los colocaron en una fosa común donde se construyó la actual iglesia.

Categoría: